Pele el Ojo

Obsesionada con el tono rosa ahora vive rodeada de su color favorito

La Güilona
Escrito por La Güilona

Mae sias tonto, puro la Pantera Rosa está la mae; la vara es que Yasmin Charlotte, de 32 años, ha amado el rosa desde que era niña, pero en lugar de dejarlo atrás, se obsesionó cada vez más con el color a medida que crecía.

Hace 13 años comenzó a usar ropa rosa exclusivamente, y desde que se mudó a su propio departamento el año pasado, ha creado su propio paraíso rosado.

La joven solía ​​vivir con su novio, y había puesto rosa en la mitad del lugar, pero ahora que tiene todo el espacio para ella, ha aprovechado hasta el último rincón.

Pero a pesar de llamar mucho la atención, e incluso sufrir agresiones por su obsesión por el rosa, Yasmin asegura que nunca se pondría de otro color, ni siquiera para su boda.

“Cuando era niña, me vestía de rosa como cualquier niña”, dijo Yasmin. “Luego, cuando tenía 12 años, mi mamá me compró un cárdigan rosa y unos pantalones. Los amaba, pero me sentí avergonzada. Pensé que el rosa era para niñas pequeñas, no para adolescentes. Pero a los 16, comencé a usar cada vez más rosa y a hacer crecer mi colección. Tenía jeans azules y una falda negra, pero todo lo demás era rosa».

Yasmin tiró su último par de jeans azules, la única prenda que no era rosa en su guardarropa y ha sido fiel a su color favorito desde entonces. Sus amigos y familiares inicialmente pensaron que era solo una fase, pero han llegado a aceptar que ella nunca se dará por vencida con el rosa, y la apoyan en todo lo que hace.

La maestra de 32 años tiene todo un guardarropa que consta de varios tonos de rosa, así como una colección de más de 100 pares de zapatos rosas. Afortunadamente, no ha tenido quejas en su escuela y dice que nunca aceptaría un trabajo que no le permita vestirse de rosa. Según los informes, sus estudiantes la llaman «Miss Pink».

Desde que se mudó a su propio piso alquilado el año pasado, Yasmin Charlotte pintó todas las paredes de rosa y lo llenó de cosas rosas que había estado coleccionando durante años. Ahora es su propio paraíso rosa, su «zona de confort» después de un día estresante. (Periodismo.com)

Comentarios